Preloader image

Exposición del mes: Tierra

|

Oropéndola presenta una nueva exposición virtual cada mes

La tierra ha sido la mayor fuente de disputa en el conflicto armado colombiano. Hay intereses de toda índole para ejercer poder sobre el territorio. Los grupos armados controlan y disponen de los recursos que provee la tierra, desde minerales preciosos, maderas y cultivos, hasta sus habitantes que se ven obligados a desplazarse o a someterse a trabajos forzados. El territorio también funciona como espacio para cultivar y producir drogas ilícitas y como ruta para moverlas y distribuirlas. Los narcotraficantes custodian las rutas con más rigor que las zonas de cultivo. En consecuencia las personas que viven en una ruta, son amenazadas y subyugadas; poblaciones enteras están a merced de los vientos de guerra.

En febrero de 2015, la Unidad de Restitución de Tierras informó que se han presentado 72 mil reclamaciones de las cuales el 58% han finalizado proceso administrativo. En tres años de labor se han restituido 85 mil hectáreas. Todavía queda mucho trabajo por hacer: el conflicto armado ha desplazado a cerca de 4 millones de colombianos y se tiene registro de una cifra cercana al millón y medio de hectáreas que deben ser restituidas.

Los procesos artísticos que se refieren o preguntan sobre esta situación muestran la complejidad del problema de la tierra. Hay comunidades enteras que componen canciones como gritos de resistencia ante la poca efectividad del estado para actuar y hacer contraste a los grupos opresores. Algunos artistas visitan una región, la registran y traducen sus vivencias en videos e instalaciones. En otros casos los trabajos colaborativos producen imágenes y narraciones que denuncian una situación particular y le dan voz a las comunidades.