Preloader image

Infancia

|

Por: Diana Carolina Banquez Rodríguez

Autor Diana Carolina Banquez Rodríguez
Título de la obra Infancia
Año 2015
Técnica Performance y fotografía

La obra

Infancia es un performance que surge de una serie de recuerdos personales de Diana Carolina Banquez, relacionados con su infancia y con el conflicto armado en el corregimiento de El Salado. Durante un tiempo y mediante movimientos y danza, Banquez recrea juegos de la infancia de la mano de Salomón, su hijo de dos años. Juntos recorren y juegan dentro de una casa destruida por cilindros bomba, tras la toma paramilitar en este corregimiento.

Contexto

La masacre de El Salado, transcurrió entre el 16 y 21 de febrero del 2000, cuando 450 hombres al mando de Salvatore Mancuso y Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, emprendieron su camino hacia el corregimiento, en el municipio de Carmen de Bolívar. En el recorrido, los paramilitares asesinaron a 14 campesinos en las áreas rurales de Ovejas, Sucre, y tres más en la vereda La Sierra, en el municipio de Córdoba, Bolívar. Al llegar a El Salado, los habitantes fueron reunidos en el centro del pueblo y obligados a presenciar cómo torturaban, asesinaban y desmembraban a uno por uno. Durante los seis días de la masacre los paramilitares mataron a 60 personas: 52 hombres y 8 mujeres, tres de ellos, menores de edad.

Dos de las víctimas fueron Neivis Arrieta, una mujer de 31 años en estado de embarazo que fue asesinada por empalamiento y Helen Arrieta, una niña de 8 años, que murió por deshidratación e inanición mientras intentaba huir del pueblo, atravesando caminos de trocha en los Montes de María con un adulto y otros menores.

Proceso

Este performance se desarrolló en el marco del primer módulo del Laboratorio de Artes Visuales Bolívar 2015, versión Montes de María, del Ministerio de Cultura. Fue guiado por el artista plástico Oscar Leonel Moyano y el registro fotográfico estuvo a cargo de José Sierra. El laboratorio de creación empezó en el territorio de la masacre para conocer a los sobrevivientes y oír sus relatos. Después, víctimas y artistas empezaron un proceso creativo juntos. El resultado del proceso de creación se visibilizó en la exposición colectiva: Paisajes itinerantes, memorias visuales de un territorio camino a la reconciliación en el Carmen de Bolívar.

Compartir