Preloader image

Morada

|

Por: Mariana Varela

Autor Mariana Varela
Título de la obra Morada
Año 2007
Técnica Fotografía - Instalación

La obra

La imágen de una casa hecha con lajas a la entrada del edificio de la Cámara de Comercio de Bogotá sede salitre es la primera parte de la obra Morada realizada por la artista Mariana Varela. Una serie de fotografías complementan la escultura. En un proceso de largo aliento, la artista registra casas en el campo colombiano ubicadas en diferentes regiones del país. Varela hace un seguimiento minucioso a estas casas y los vientos de progreso que modifican sus estructuras y materiales.

Estos documentos muestran el paso del tiempo y lo que sucede con los habitantes rurales del país que han sufrido el vaivén de la guerra, afectados por la desatención del Estado y las presiones de los diferentes grupos armados. Las imágenes muestran los contrastes materiales en las construcciones, la pérdida de los oficios artesanales que cambian por lo prefabricado e industrial, el abandono y el desplazamiento.

Contexto

Décadas de violencia han dejado como saldo 6,5 millones de víctimas de desplazamiento forzado en Colombia. Después de Siria, este es el país con mayor número de desplazados. Pero lo peor de todo es que han sido hechos inundados de impunidad, y cuyas consecuencias se han vuelto paisaje, incluso, en el ámbito urbano.

La guerra en Colombia históricamente ha sido concebida como una problemática que surge y se desarrolla en el área rural, con poco que ver con las ciudades. Pero lo cierto es que las migraciones del campo hacia los cascos urbanos han puesto de presente cómo el conflicto permea en las capitales. Por desgracia, en ese proceso las personas que han perdido sus casas, tierras y fuentes de trabajo se han convertido para gran parte de la ciudadanía en mendigos habituales en los semáforos.

Pese a que, según cifras oficiales, los niveles de desplazamiento se han reducido cerca de 47%, la impunidad y la indiferencia se han impuesto en un fenómeno que incluso se da intraurbanamente, como en el caso de la Comuna 13 de Medellín. Allí, a comienzos de siglo, las disputas por el control territorial en los barrios entre milicias guerrilleras urbanas, paramilitares y Fuerza Pública obligaron a los habitantes a dejar sus casas y pertenencias.

Compartir