Preloader image

Signos Cardinales

|

Por: Libia Posada

Autor Libia Posada
Título de la obra Signos Cardinales
Año 2008
Técnica Fotografías en blanco y negro, dibujo e instalación

La obra

Con la colaboración y los relatos orales o escritos de un grupo representativo de personas desplazadas por la violencia (provenientes de diferentes regiones del país), la artista Libia Posada dibuja minuciosamente una serie de mapas sobre los pies y las piernas de los participantes. Cada dibujo muestra el camino recorrido por una persona en particular y las decisiones que tomó para salvar su vida y la de su familia.

Estos mapas también tienen convenciones. Por ejemplo, los caminos recorridos a pie son líneas punteadas y las cruces representan los lugares que los desplazados señalaron como zonas peligrosas. También se resaltan detalles como los caminos minados y las iglesias.  

Una vez terminado este ejercicio colectivo sobre las memorias individuales del desplazamiento y sus reconstrucciones, Posada realiza un registro fotográfico de las piernas y de sus recorridos por el territorio nacional. Las fotografías se exhiben en un espacio, acompañadas de un mapa de convenciones, no tradicional, elaborado a partir de la información de las personas participantes.

Contexto

Décadas de violencia han dejado como saldo 6,5 millones de víctimas de desplazamiento forzado en Colombia. Después de Siria, este es el país con mayor número de desplazados. Desafortunadamente, a pesar de las alarmantes cifras, los casos de desplazamiento forzado están inundados de impunidad y sus consecuencias se han vuelto paisaje en el ámbito urbano.

El miedo es la principal motivación del desplazamiento que, de acuerdo con la información de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, Codhes, y de Acción Social, llegó a las cifras más críticas entre el año 2000 y el 2002, fechas que coinciden con el auge de la violencia paramilitar.

La guerra en Colombia ha sido concebida como una problemática que surge y se desarrolla en el área rural y en muchos casos, se desliga de las grandes ciudades. Lo cierto es que las migraciones del campo hacia los cascos urbanos han puesto en evidencia cómo el conflicto permea en las capitales. Por desgracia, en ese proceso, las personas que han perdido sus casas, tierras y fuentes de trabajo se han convertido para gran parte de la ciudadanía, en personajes habituales de los semáforos.

Compartir