Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

21 de septiembre de 2021

Con vocación para la memoria

  • En el marco de Día Internacional del Detenido Desaparecido se realizó el lanzamiento de una galería fotográfica con los rostros de las víctimas que el desplazamiento y la desaparición forzada han dejado en ese municipio.

El pasado 31 de agosto los miembros de la Mesa Municipal de Víctimas y la Asociación de Víctimas de Chigorodó (Asovichi) realizaron el lanzamiento de una galería fotográfica con los rostros de 17 víctimas de desaparición forzada, desplazamiento y otros hechos victimizantes como la Masacre de El Aracatazo, ocurrida en agosto de 1995.

Esta acción de memoria es fruto de un año y medio de trabajo entre el CNMH y los participantes, quienes se vincularon a un proceso de fortalecimiento en construcción de memoria, con el acompañamiento permanente de la personería municipal, en cabeza de James Palacios, así como de la Alcaldía Municipal de Chigorodó, con el enlace de víctimas, Yidinton Córdoba.

Este proceso de fortalecimiento inició con la comprensión de los conceptos clave sobre construcción de memoria histórica, las medidas de satisfacción y la dimensión simbólica de la reparación, hasta llegar a estrategias de cara a la participación efectiva de las víctimas y la articulación interinstitucional y comunitaria para construir memoria desde los territorios e identificar las fases de formulación de este tipo de proyectos.

Para Carolina Matus, profesional que acompañó el proceso desde la Estrategia Nación-Territorio del CNMH, “Chigorodó es un municipio con una vocación de participación muy alta por parte de las víctimas, por eso el año pasado el CNMH, a solicitud de estos maravillosos ejercicios de liderazgo y la gestión de las víctimas, priorizó nuevamente este municipio en el marco del pilar 8 de los PDET”, aseguró.

Y es que para esta comunidad, el lanzamiento de la galería es el primer paso de lo que proyectan sea un lugar de memoria que recoja los rostros y las historias de dolor que ha dejado el conflicto en esta zona del país. “Queremos que esta galería sea un referente para los demás municipios y que otras víctimas puedan traer los rostros de sus familiares aquí. Queremos que la gente de la zona de Urabá se apropie de este proceso”, asegura María Aidé Cortés Tobar, lideresa de la mesa de participación en cabeza de este proceso desde 2020 y que hace parte de Asovichi. 

Para Fernando Hinestrosa, coordinador de la Mesa Municipal de Participación de Víctimas, “este lugar debe convertirse en un espacio donde confluyan la institucionalidad y la sociedad civil en torno a la memoria y la búsqueda de los desaparecidos. Un espacio en el cual la sociedad reflexione en torno a esta violencia que ha azotado a Colombia”.

Una violencia que, de acuerdo con cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto, ha dejado en Chigorodó a 452 personas desaparecidas a manos de diferentes actores, dentro de los que se encuentran los paramilitares y las guerrillas.

Con cifras de estas proporciones, una galería de la memoria adquiere relevancia única como espacio de encuentro, de reconocimiento y de memoria, como lo asegura María Aidé Tobar: “Yo pienso llevar a mis nietos para que conozcan la historia de su abuelito. Verlo ahí es ponerlo presente y rendirle un homenaje”.

Este ejercicio de implementación de la acción de memoria es el cierre de este proceso de acompañamiento por parte del CNMH, pero el inicio de una serie de ejercicios de socialización liderados por la organización de víctimas Asovichi, la personería municipal y la oficina de víctimas de la Alcaldía Municipal de Chigorodó.

Ir al contenido