Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

15 junio 2022

«La necesidad más sentida de las personas mayores es la escucha»

  • A propósito del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, el Enfoque de Personas Mayores del CNMH dialogó con Natalia Novoa, lideresa de la estrategia Un Tinto por la memoria, en Fuentedeoro, Meta.
  • Las personas mayores tienen un papel fundamental en la reconstrucción de la memoria histórica. Sus voces son experiencia y resistencia ante la duración del conflicto armado en Colombia.

Un Tinto por la Memoria es la cita a la que acuden las personas mayores en Fuentedeoro, Meta, en la que comparten momentos vitales y cuentan sus historias, atravesadas por el conflicto armado. Hasta este municipio han llegado víctimas de desplazamiento forzado de la época de la violencia bipartidista, de la consolidación de la guerrilla de las FARC en los 80, y del paramilitarismo en los 90.

Natalia Novoa Arrieta, representante legal de la Asociación de Víctimas del Conflicto Armado en Condición de Desplazamiento Forzado (ASOVICFRO), lidera esta estrategia que transmite el valor de la experiencia de los mayores entre generaciones a través de la escucha. A propósito del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, compartió con el Enfoque de Personas Mayores del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) sus opiniones sobre las necesidades de esta población y el valor de los ejercicios de memoria histórica para su visibilización y reconocimiento.

 

¿Cuáles de las acciones que desarrolla ASOVICFRO están orientadas a la prevención de abusos y maltratos hacia las personas mayores?

En el Día Mundial de la Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, quiero contarles que de manera organizada somos proponentes del proyecto Un Tinto por la Memoria, que es una iniciativa de paz que preserva la memoria histórica del adulto mayor en Fuentedeoro, Meta.

 

¿Cómo ha evolucionado esta estrategia con las personas mayores?

Esta iniciativa nació el 4 de septiembre de 2018, en una Semana por la Paz, y nació desde la necesidad más sentida del adulto mayor, que es la necesidad de escucha. Inicialmente nos reuníamos cada 15 días. Luego mensual y ya cada tres meses. Ahora, como nos hemos dado a conocer, la institucionalidad nos reúne, compartimos con ellos, les contamos quiénes somos, y también hemos tenido encuentros con el CNMH. Con estas acciones que desarrollamos, visibilizamos el adulto mayor.

 

¿Cuáles cree que serían los retos de los gobiernos para la prevención de los abusos y maltratos en la vejez?

Yo considero que uno de los retos que el Gobierno tendría para la prevención de los maltratos y los abusos en la vejez sería mejorar la infraestructura en los hogares geriátricos. Hay muchos hogares geriátricos que brindan una atención, pero requieren de un mejoramiento en su infraestructura para poder ampliar coberturas. Creo que, también, hacer control y vigilancia a los programas de subsidio y ampliar los mismos subsidios del adulto mayor, si se requiere de ampliación de cobertura. Igualmente, la creación de hogares para los abuelos en condición de abandono o de maltrato y en condición de discapacidad, porque a veces hay abuelitos que con el tiempo van deteriorando su salud y requieren de una atención especial, necesitan ser atendidos especialmente. Entonces sí se requiere de un hogar geriátrico que tenga esa adecuación y esa asistencia médica para estos abuelos.

 

Algunos retos también tienen que ver con la salud…

Se requiere un régimen especial de salud para los abuelos en la vejez. Se debe adecuar una dependencia de atención especial, no solamente de atención psicológica, sino también jurídica del adulto mayor en las dependencias del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que hay en las administraciones municipales. Y, en los corregimientos y en las veredas, sería muy importante que se hicieran visitas a esas fincas, a esos caseríos, de parte gubernamental, de carácter observatorio, que puedan permitir y puedan dar unos indicadores de buen trato en la vejez.

También creo que se debe impulsar el arte y la ocupación en la vejez, que lo puedan hacer, porque hay unos abuelos que todavía trabajan, hay unos que tienen mucho arte, que tocan, que cantan, entonces es cómo crear esos impulsos hacia los abuelos y apoyarlos, impulsarlos en este tipo de arte o de talento que tienen. Tratar de hacer que los abuelos tengan mejores condiciones de vida, desde la parte institucional e incluirlos en los planes de desarrollo. Hace falta muchísimo eso, que dentro de los planes de desarrollo haya mejoras en estas atenciones que considero que son necesarias, hacer esos cambios institucionales que se deberían hacer.

 

¿Cómo aportan las acciones de memoria histórica con las personas mayores a la prevención de abusos y maltrato en la vejez?

Yo creo que las acciones de memoria histórica con las personas mayores aportan muchísimo en la prevención de abuso y maltrato en la vejez. Porque eso crea conciencia y sensibiliza, sobre todo cuando hay narraciones de víctimas, que generan impacto social. Contar visibiliza y trasciende para que estos casos que son contados no vuelvan a ocurrir.

 

Desde la organización que representa, ¿qué mensaje puede dar sobre la toma de conciencia respecto al abuso y maltrato en la vejez?

Desde la organización ASOVICFRO, con el proyecto Un Tinto por la Memoria, que es una iniciativa de paz que nació de nuestros corazones, nuestro mensaje es que la memoria viva dignifica, sensibiliza, cambia pensamientos. Debemos transformar, compartiendo, amando, perdonando, restaurando a los adultos mayores, que nos brindan experiencia, conocimiento. Aprendemos de ellos, de nuestros grandotes, fortaleza, esfuerzos, dedicación y trabajo. Yo pienso que nosotros debemos cambiar lo que tenemos y protegerlos, porque todos vamos a llegar a ser abuelos. Esa es la ley de la vida.

Lo invitamos a consultar el tablero conmemorativo a propósito de esta fecha

Ir al contenido