Noticia

Autor

César Romero

Fotografía

César Romero

Publicado

15 Feb 2017

Las memorias de la comunidad de Santa Bárbara

Entre las montañas divididas por retazos de color verde, la comunidad de Santa Bárbara, corregimiento de Pasto, en Nariño, vio cómo llegó la guerra a sus fincas. Las balas, los cañones y fusiles que antes habían visto solo en televisión fueron apareciendo entre sus cultivos de papa con la presencia de la compañía Jacinto Matallana del frente 2 de las FARC; un tiempo de miedo, resistencia y arraigo de un pueblo que, a partir del confinamiento, no dejó de sembrar esperanza

Carolina Restrepo, Investigadora del CNMH

Lo que empezó con una sentencia de restitución de tierras (2013-0001), que le ordenaba al CNMH hacer una investigación sobre el conflicto armado y el desplazamiento masivo ocurrido en Santa Bárbara en abril de 2002, terminó siendo un viaje al interior de una comunidad campesina que durante años ha encontrado en la organización social la base de su desarrollo. El corregimiento de Santa Bárbara está ubicado a escasos 25 kilómetros de la capital nariñense, más de la mitad del recorrido se debe hacer por una vía sin pavimentar, la cual se mantiene en condiciones aceptables gracias al peaje comunitario de mil pesos que se le cobra a los vehículos que ingresan y salen del corregimiento. La altura e inclemente frío del corregimiento hacen de sus tierras el lugar propicio para el cultivo de papa, además de alojar maravillosas fuentes de agua natural.


 

Precisamente fue por la gestión de las Juntas de Acción Comunal, y el trabajo de cada habitante del corregimiento, que lograron construir un acueducto veredal para aprovechar el agua de la laguna del páramo que se encuentra en la última vereda del corregimiento a 3.200 metros de altura. Con la fuerza de hombres, mujeres y jóvenes se han levantado iglesias y escuelas, se han construido y afirmado caminos. Entre las gentes de Santa Bárbara nunca ha habido un proyecto o iniciativa que se no se realice, sin importar el limitado apoyo que obtienen, tras infinitas cartas y derechos de petición a las administraciones local y departamental.

El documental Santa Bárbara: el pueblo que no dejó de sembrar la esperanza es una imagen de la dignidad y buen humor con que los habitantes de Santa Bárbara enfrentaron los cruentos años de presencia las FARC en su territorio. En los relatos que con generosidad nos entregaron algunos de los pobladores del corregimiento se ve reflejada la experiencia y el sentir de toda la población: impotencia frente a la guerra.

Incluso durante los cinco años en que las FARC controlaron la vida social de las 12 veredas del corregimiento, su población no perdió la confianza, humildad, generosidad y dignidad que los caracteriza. Por el contrario fue en estas cualidades que encontraron la fuerza para resistir.

Catorce años después del desplazamiento y de la retirada de las FARC de Santa Bárbara, las cosas no han cambiado mucho. Aunque muchas familias decidieron no retornar al corregimiento, quienes se quedaron y los que regresaron continúan luchando hombro a hombro para autoabastecerse de los mínimos vitales.

Las Juntas de Acción Comunal siguen impulsando y gestionando los proyectos económicos y sociales que más necesita la comunidad, continúan los bazares que buscan recoger dinero para dotar las escuelas o para algún proyecto productivo comunitario, ningún vecino se niega a prestar su mano para ayudar a otro a recoger la cosecha de papa o arreglar su casa, y sin falta los líderes y lideresas siguen enviando cartas a la alcaldía de Pasto o la Gobernación de Nariño para que instalen una antena que les permita comunicarse vía teléfono celular o para apoyar un proyecto agropecuario de iniciativa comunitaria. Y más que nunca se sigue sembrando la papa que alimenta a muchos nariñenses y colombianos en el interior del país.

La comunidad de Santa Bárbara nunca renunció al cultivo de papa pese a las presiones y exigencias que las FARC les hicieron para reemplazarlo por amapola. En Santa Bárbara nunca se dejó de sembrar esperanza.


Publicado en Noticias CNMH

Ir al contenido