Noticia

Autor

CNMH

Fotografía

CNMH

Publicado

25 Feb 2016

Puerto Torres tendrá su reparación

El Comité Territorial de Justicia Transicional (CTJT) y la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Victimas (UARIV) reconocieron a Puerto Torres como sujeto de reparación colectiva. Habrá un acto el 4 de marzo. 


El hecho de que se haya identificado a este corregimiento como sujeto de reparación colectiva implica que, más allá de lo simbólico o administrativo, va haber apoyo a la implementación de medidas de atención humanitaria, prevención, asistencia y reparación integral para esta población olvidada al sur de Colombia.

Hay que recordar que Puerto Torres, en Caquetá, sufrió entre 2001 y 2002 la irrupción por parte del Frente Sur Andaquíes de las AUC, que se tomaron la iglesia, la casa cural y la escuela del pueblo de manera violenta para establecer allí mecanismos de terror ejercidos contra la comunidad.

En 2015 el CNMH realizó el lanzamiento del informe “Textos corporales de la crueldad. Memoria histórica y antropología forense”, en el cual se narran los hechos infames que ocurrieron en Puerto Torres, hace 14 años, todo el proceso que adelantaron los antropólogos forenses del CTI de la Fiscalía en 2002 para hacer la exhumación, y la recuperación de los 36 cuerpos encontrados en la zona, junto al dolor y la angustiosa espera de los familiares de las víctimas.

Como consecuencia de la publicación de esta investigación y del trabajo coordinado entre el CNMH, la comunidad y autoridades del Caquetá, ocurrieron hechos importantes en Puerto Torres y en la región. Helka Quevedo, investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica, cuenta que antes de la publicación “Colombia ni siquiera conocía de la existencia de este corregimiento y fue a raíz del informe que Puerto Torres ya se reconoce y se visibiliza en todo el país y dentro del mismo Caquetá: su situación, los actos lamentables que sucedieron y la comunidad que sufrió muchísimo con lo ocurrido”.

Asimismo, se logró, en junio del 2015, inscribir a muchas víctimas afectadas por el conflicto armado de manera individual en el Registro Único de Víctimas, en la zona de Puerto Torres y La Mono.

Esto ha llevado a una movilización a nivel regional de todas las instituciones de Caquetá. En agosto de 2015 se realizó una marcha por la paz entre La Mono y Puerto Torres, organizada por la Diócesis de Florencia en conmemoración de las víctimas, en la que participaron ACNUR, la Unidad de Víctimas de Florencia y el CNMH y habitantes de Florencia, Belén de los Andaquíes, de La Mono y Puerto Torres.

A lo anterior se suma ahora el hecho de que Puerto Torres, en su totalidad, es reconocido como figura sujeto de reparación colectiva y se inscribe finalmente como comunidad afectada por el conflicto armado interno. Es por esto que el próximo 4 de marzo la comunidad, autoridades locales y regionales se reunirán para definir las necesidades y afectaciones que dejó el conflicto armado en la zona; de esta manera se construirá el plan de reparación colectiva. 

Pedro Angulo, presidente de la Junta de Acción Comunal de Puerto Torres, ya se está preparando para esa fecha en la que participarán representantes de entidades locales y regionales. “Espero saber -dice Pedro Angulo- de qué manera nos van a reparar y cómo se va a financiar la resignificación de los bienes materiales como la Iglesia, la casa cural y el Colegio Gerardo Valencia Cano”. Lo que quieren los habitantes de Puerto Torres es que estos lugares del terror sean convertidos en lugares de memoria. “Queremos que eso quede intacto, que sea un recuerdo inolvidable para nosotros y las futuras generaciones, que sepan que eso pasó y que no se vuelva a repetir” aclara Pedro Angulo.

El Centro Nacional de Memoria Histórica acompañará a la comunidad de Puerto Torres el 4 de marzo para hacer un seguimiento de los acuerdos a los que se lleguen y verificar el cumplimiento de los mismos.

Ver especial fotográfico en la revista CONMEMORA (edición3): "Memoria que echa raíces"  


Publicado en Noticias CNMH

Ir al contenido