Que nos acompañen por lo menos sus nombres… ¡hasta encontrarlos!

Autor

CNMH

Foto

El viernes 26 de mayo, familiares de víctimas de desaparición forzada estuvieron presentes en la inauguración del mural de la campaña «Por lo Menos Sus nombres Hasta Encontrarlos», el cual busca visibilizar 45 rostros de personas desaparecidas. Foto: Andrés Correa

Publicado

30 mayo 2023

Que nos acompañen por lo menos sus nombres… ¡hasta encontrarlos!

  • En la Semana del Detenido Desaparecido varias organizaciones dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas han visibilizado su lucha con diferentes acciones de memoria. Y por primera vez desde el Plan Nacional de Desarrollo se impulsa una política pública integral de búsqueda y prevención de la desaparición forzada.

El último domingo de mayo, sobre la carrera 7 de Bogotá, a la altura de la calle 32, una lluvia de aviones de papel cayó sobre los transeúntes y personas que se movilizaban en patines o bicicletas, en plena ciclovía. Cada una de las 1.400 hojas que sobrevolaron el sector llevaban entre 40 y 50 nombres impresos. Nombres que, juntos, conforman el universo de 50.014 personas que la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas puede establecer con nombre y apellido. 50.014 de las 104.537 que estima la entidad fueron desaparecidas forzosamente durante el conflicto armado, pero que aún no puede nombrar.

Con «Memoria al viento», como se llamó a esta acción, la Fundación Hasta Encontrarlos, con la participación de Familiares de Personas Desaparecidas, Imborrables, Desaparicionforzada.com, Fundación Böll y Alta Consejería de Paz, Víctimas y Reconciliación, de Bogotá, con el apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, buscaba concretar una expresión de homenaje, denuncia y exigencia para conocer todos los nombres. «Para nosotros es algo sincrónico la búsqueda de desaparecidos y la búsqueda de la verdad y justicia», subrayó Pablo Cala, de Hasta Encontrarlos.

La idea con los aviones de papel era que viajarán a cualquier parte, a todas las partes. «Creemos que no solo deben buscarse los desaparecidos en los cementerios, sino también en las selvas, en las casas, en todos los lugares donde se puede encontrar información, especialmente en las guarniciones militares, donde ha terminado quedando la información de la suerte y el paradero de los desaparecidos por acciones militares», agregó Cala.

La idea con los aviones de papel era que viajarán a cualquier parte, a todas las partes. «Creemos que no solo deben buscarse los desaparecidos en los cementerios, sino también en las selvas, en las casas, en todos los lugares donde se puede encontrar información, especialmente en las guarniciones militares, donde ha terminado quedando la información de la suerte y el paradero de los desaparecidos por acciones militares», agregó Cala.

El domingo 28 de mayo desde las instalaciones del CNMH sobrevolaron 1.400 hojas, en las que en   cada una estaban presentes entre 40 y 50 nombres de personas desaparecidas forzosamente. Foto: Andrés Correa.
El domingo 28 de mayo desde las instalaciones del CNMH sobrevolaron 1.400 hojas, en las que en cada una estaban presentes entre 40 y 50 nombres de personas desaparecidas forzosamente. Foto: Andrés Correa.

Es por esto que quienes buscan a sus familiares solicitaron a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) una medida cautelar para el desarchivo de todos aquellos archivos de brigadas, batallones, unidades militares que están vinculados con desaparición forzada, particularmente desde la década del 80 hasta hoy, «porque si los militares los desaparecieron, deben estar en sus archivos», reitera Cala.

Esta acción de hacer volar aviones de papel hace parte de la conmemoración de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, que la Fundación Hasta Encontrarlos extenderá por lo menos hasta el 30 de agosto, Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada. «Para nosotros, la memoria es motor de la búsqueda: el nombre, el rostro, la reivindicación que hacen a diario los familiares de las personas desaparecidas. La memoria es la posibilidad, al tiempo que se recuerda, de estar anunciando sus proyectos de vida y de estar denunciando el crimen cometido. La memoria es un proceso de verdad y justicia», subraya Cala.

Los rostros que recuerdan la desaparición forzada

Norma Esguerra, Irma Franco, Juan Carlos Pinto, José Roselín Pérez, Gloria Inés Orozco y Zully Camelo son parte de los rostros que integran un mural que busca visibilizar el fenómeno de la desaparición forzada en el contexto del conflicto armado en Colombia.

Esta intervención artística, que se realizó a lo largo de una semana en una de las paredes de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, también hizo parte de la campaña «Por lo Menos Sus nombres Hasta Encontrarlos», en el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, como la acción de los aviones de papel.

La fundación Hasta Encontrarlos presentó el mural, en el que también se destaca la figura de un colibrí gigante de colores, símbolo de su búsqueda, para hacer visibles 45 rostros, 45 nombres, 45 personas de las 105 que busca la fundación, que ya ha contribuido a encontrar otras 25.

María Gaitán, directora del CNMH estuvo presente en la inauguración del mural «Por lo Menos sus Nombres hasta Encontrarlos» llevada a cabo el viernes 26 de mayo en la Facultad de Ciencias Humanas en la Universidad Nacional. Foto: Andrés Correa
María Gaitán, directora del CNMH estuvo presente en la inauguración del mural «Por lo Menos sus Nombres hasta Encontrarlos» llevada a cabo el viernes 26 de mayo en la Facultad de Ciencias Humanas en la Universidad Nacional. Foto: Andrés Correa

Esta acción fue apoyada por la Facultad de Ciencias Humanas y el Departamento de Antropología de la Universidad Nacional y por el Centro Nacional de Memoria Histórica, y contó con la participación de familiares de víctimas de desaparición forzada, delegados de la Alta Consejería de Paz, Víctimas y Reconciliación, de Bogotá, y la dirección de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD).

Rodrigo Restrepo, hermano de Martha Gisela Restrepo, cuyo rostro aparece en el mural, aseguró que regresa a casa con «expectativas y esperanzas». También aseguró que han sentido una nueva dinámica ante el problema de la desaparición forzada. «La presencia del CNMH es clave porque la búsqueda no es únicamente encontrar los restos, sino también desenterrar la existencia de una persona cuya desaparición frustró una existencia llena de aspiraciones y luchas», mencionó.

Un histórico Plan Nacional de Desarrollo

Por primera vez un Plan Nacional de Desarrollo (PND) incluye la formulación de una política pública integral de prevención de la desaparición forzada, así como la creación de un Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

Este hito histórico, consignado en el artículo 177 del PND, no solo beneficiará a los familiares de personas desaparecidas, sino a toda la sociedad, al incluir medidas preventivas contra este delito.

Esto implica la creación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en contexto y en razón del conflicto armado. Este sistema estará liderado por la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas en coordinación con el Ministerio de Justicia, y contará con la participación de la sociedad civil, en especial de las mujeres y personas buscadoras, y se articulará con el Sistema Nacional de Atención y Reparación a Víctimas y con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR). Este último, por medio de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Una ley para reconocer a las personas buscadoras

Actualmente, en el Congreso de la República, se debate un proyecto de ley que busca proteger de manera integral la labor y los derechos de las mujeres buscadoras de víctimas de desaparición forzada. El legislativo está debatiendo el Proyecto de Ley 242 de 2022, que pretende reconocer a estas mujeres como constructoras de paz como sujetos de especial protección constitucional.

La propuesta, que contiene nueve capítulos y 21 artículos, impulsada por la Fundación Nydia Erika Bautista, ya fue aprobada en primer debate en la Cámara de Representantes y ahora pasará al Senado de la República, donde debatirán la invitación a dignificar a quienes han dedicado su vida a buscar a los ausentes.

Desde el CNMH aplaudimos este primer paso en la aprobación de la ley, esencial y trascendental en el compromiso del Estado de acompañar a las víctimas y a sus familiares en el cumplimiento de sus derechos a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.

Infografia. Proyecto de ley No. 242 de 2022

Ir al contenido