Noticia

Autor

CNMH

Fotografía

Sandra Álvarez

Publicado

09 Ago 2016

Riosucio: la vida sigue adelante

Cada año la comunidad de Riosucio, Caldas, conmemora el recuerdo de sus seres queridos asesinados el 8 de junio de 2003 por las autodefensas.


Las víctimas eran indígenas Emberá Chamí pertenecientes al Resguardo Cañamomo y Lomaprieta, localizado en Riosucio. Entre ellas se encontraban el candidato a la Alcaldía del municipio, Gabriel Ángel Cartagena, gobernador por tres periodos seguidos del resguardo y militante del Partido Comunista. La comunidad de estos resguardos indígenas había denunciado amenazas por parte de los paramilitares, por lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA interpuso medidas cautelares a favor de las víctimas desde el 2002.

Héctor Guerrero, habitante de la comunidad expresa que “nosotros como indígenas seguimos defendiendo la lucha de todos en general. Nos quitaron un brazo del árbol, pero las raíces quedan”. Y es que más de 300 personas se reúnen cada año, marchan en Riosucio, alrededor de la vida como espacio de encuentro y unión. Recuerdan, porque así mantienen vivos a todos los que se llevó el conflicto.

Por los hechos, de la masacre de La Herradura como es conocida, un juez especializado de Manizales condenó a 26 años y medio de prisión a Pablo Hernán Sierra García alias ‘Alberto Guerrero’ y a otros mandos medios del grupo armado. Estos exparamilitares no se encuentran postulados a la Ley de Justicia y Paz porque el frente Cacique Pipintá no hizo parte del proceso de desmovilización. La Justicia también halló culpables al suboficial del Ejército Jorge Arturo Osorio y Jorge Arcadio Villada García, para entonces candidato a la Alcaldía de Riosucio.




    Publicado en Noticias CNMH

    Ir al contenido