Una juntanza por la vida y la memoria del movimiento social afrocolombiano

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

15 diciembre 2022

Una juntanza por la vida y la memoria del movimiento social afrocolombiano

El CNMH convocó la "Juntanza de organizaciones afrocolombianas para integrar a los otros de la memoria histórica"  donde la directora del CNMH, María Gaitán Valencia, escuchó las necesidades de varios representantes de organizaciones afrocolombianas entre las cuales está, la creación de un informe nacional de la memoria de dicha población.

Atendiendo un llamado de varias organizaciones del movimiento social afrocolombiano como la Asociación Colombiana de Economistas Negras - Mano Cambiada, el Colectivo Posá Cuir de Posá Suto, la Corporación de Educación e Investigación Intercultural para los pueblos -CEIP-, DEC Foundation, la Fundación CED Pacífico, la Fundación para el desarrollo de la cultura desde las artes Vivearte, la Fundación Derecho y Niñez (Fundeniñez) y la Fundación cultural zarakua, en cabeza de Diana Lorena Montaño, Gerente general de Kombilesa, asociacion que trabajan contra el racismo, la discriminación racial, la violencia de género y la intolerancia, entre otros, la Estrategia de Pedagogía del CNMH convocó la "Juntanza de organizaciones afrocolombianas para integrar a los otros de la memoria histórica" y de esta manera escuchar a quienes por tanto tiempo han perdido su voz.

 

 

En este espacio, que se desarrolló en las instalaciones del CNMH, los participantes y representantes de distintas organizaciones compartieron algunas de sus necesidades referentes a “la creación, socialización y validación de un informe nacional de la memoria del pueblo negro, afrocolombiano, raizal y palenquero”, con este se busca que la sociedad colombiana pueda entender mejor las situaciones y razones que llevaron a que estos pueblos hayan sido de los más afectados por causa del conflicto armado en el país.

Desde el punto de vista pedagógico, Diana Montaño menciona que “se hace necesaria la creación de una herramienta que facilite la comprensión de la historia y memoria del pueblo negro, afrocolombiano, raizal y palenquero y la transmisión de los saberes, teniendo en cuenta que los espacios de etnoeducación y cátedras de estudios afrocolombianos cuentan con reglamentación desde el año 1995 con el decreto 804”. Cabe recordar que con la Asociación Kombilesa se habían tenido acercamientos y se había compartido un dispositivo lúdico, desarrollado por el CNMH, que es una herramienta para socializar, sensibilizar y recolectar hechos emblemáticos de las comunidades afrodescendientes.

 

 

Se espera que para el año 2023 esta ‘juntanza’ se repita de manera periódica con el fin de ir encontrando, cada vez más, puntos en común y rutas de trabajo que sean facilitadoras en el arduo proceso de comprensión de las luchas y la historia de estas comunidades afectadas por la violencia, así como también de la creación de herramientas que sean puentes en el difícil proceso de construcción de memoria histórica en Colombia.

Ir al contenido