Etiqueta: Exhumación

3 de julio, entrega de restos exhumados de la fosa común de El Salado

Noticia

Autor

CNMH

Fotografía

Jesús Abad Colorado para el CNMH.

Publicado

30 Jun 2015




3 de julio, entrega de restos exhumados de la fosa común de El Salado

La masacre de El Salado es una de las más atroces del conflicto armado de Colombia. Fue perpetrada entre el 16 y el 21 de febrero del 2000 por 450 paramilitares, que apoyados por helicópteros, asesinaron a 60 personas en estado de total indefensión. Tras la masacre se produjo el éxodo de toda la población, convirtiendo a El Salado en un pueblo fantasma. Hasta el día de hoy no han retornado ni la mitad de las más de 7.000 personas que lo habitaban.

Este suceso hace parte de la violencia masiva ocurrida en Colombia entre 1999 y el 2001. En ese período, en la región de los Montes de María, donde está ubicado El Salado, la violencia se materializó en 42 masacres que dejaron 354 víctimas fatales. 

Tras la masacre perpetrada en el corregimiento, los paramilitares no le permitieron a las víctimas recoger los cuerpos de sus familiares y sepultarlos durante los dos días en que estuvieron en el pueblo, así que la descomposición de los cuerpos impidió una velación y un entierro, sumado a las condiciones de miedo que también impidieron que los familiares, amigos y vecinos se despidieran de las víctimas y acompañar a sus allegados de acuerdo a las tradiciones comunitarias.

Este 3 de julio con la entrega de los restos, y la reparación, se busca resarcir este hecho, en el año que se conmemoran 15 años de esta masacre. En El Salado continúan los actos simbólicos para reconstruir el presente y futuro de una comunidad estigmatizada como guerrillera, la cual fue involucrada injustamente en esta absurda guerra colombiana.

De esta manera la Unidad de Víctimas y el Centro Nacional de Memoria Histórica se unen a los familiares de El Salado para acompañarlos en la entrega de los restos exhumados de la fosa común de este corregimiento, como medida de reparación implementada en el marco del Plan de Reparación Colectiva de El Salado. Hecho trascendental ya que las víctimas esperan recibir los restos de sus familiares y darles un entierro digno 15 años después de que hubiesen sido inhumados en una fosa común ubicada en el centro del pueblo. 

Programación

Viernes 3 de julio:
Diligencia judicial de entrega de restos óseos
– 8:30 a.m. Encuentro con los familiares y acompañantes en ITSER para el traslado al cementerio
– 9:00 a.m. Ceremonia Judicial de Entrega De Restos Óseos. Capilla del cementerio en Carmen de Bolívar.
1. Apertura de la diligencia a cargo del Fiscal.
2. Lectura de documentos correspondientes a la entrega de los restos.
3. Palabras del Fiscal
4. Palabras de los familiares
5. Cierre de la diligencia.
6. Inicio del acto litúrgico.
7. Ceremonia de Inhumación.

Sábado 4 de julio:
Rueda de presa con tres representes de los familiares de la masacre de El Salado.
Velación en la iglesia de El Salado a partir de las 7:00 pm

Domingo 5 de julio:
Ceremonia judicial de entrega de restos óseos
LUGAR: Iglesia Católica del corregimiento.
1. Apertura de la diligencia a cargo del Fiscal.
2. Lectura de documentos correspondientes a la entrega de los restos.
3. Palabras del Fiscal
4. Palabras de los familiares (pronunciamiento de la familia frente a la diligencia y/o presentación del familiar)
5. Cierre de la diligencia.
6. Inicio del acto ecuménico (a petición de los familiares se realizará una ceremonia que combine las creencias cristiana y católica.).
7. Ceremonia de Inhumación.

 

El Salado, Exhumación, Fosas Comunes, Masacre

Bojayá: llegó la hora de la disposición final de los cuerpos

Noticia

Autor

Juan Pablo Esterilla

Fotografía

Juan Pablo Esterilla

Publicado

01 Nov 2019


Bojayá: llegó la hora de la disposición final de los cuerpos

•Luego de años de trabajo conjunto entre diferentes instituciones del Estado (Centro Nacional de Memoria Histórica, Fiscalía General de la Nación, Unidad Para las Víctimas y Medicina Legal) y el Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá, la disposición final de los cuerpos caídos en la masacre será una realidad. Del 9 al 18 de noviembre, Colombia asistirá al cierre de una de las heridas más grandes de nuestra historia.

•El 2 de mayo de 2002, un cilindro-bomba lanzado por la antigua guerrilla de las Farc perforó el techo de la iglesia San Pablo Apóstol, en Bojayá. En el lugar se refugiaban centenares de personas. El resultado: al menos 72 personas fallecidas y plenamente identificadas (48 de ellos niños y niñas), otras sin identificar, un número incierto de desaparecidos, alrededor de 100 lesionados, el desplazamiento de 1.744 familias y grandes fracturas sociales. 

•Sin embargo, estos no fueron los únicos daños que dejó la tragedia. Durante 17 años, las familias de las víctimas no pudieron hacerles un entierro digno a sus seres queridos, de tal manera que los ritos mortuorios, tan importantes dentro de su cultura ancestral, no se han podido realizar.


El día de ayer y en una rueda de prensa realizada en la sede de la ONU en Bogotá, se compartió la agenda de actividades a desarrollar. Este se convierte en el inicio de la última etapa del proceso de entrega de los cuerpos de Bojayá.

El 9 de noviembre se espera que lleguen a Bellavista los familiares de las víctimas. Al día siguiente psicólogos sicosociales iniciarán un acompañamiento con ellos para que puedan afrontar de la mejor manera un momento que han venido esperando con ansias y que se convierte en el encuentro, pero a la vez despedida de sus seres queridos.

El 11 de noviembre y desde Medellín, llegarán a Vigía del Fuerte, los 101 cofres correspondientes a los 82 casos que recibió y examinó Medicina Legal. Para Yuber Palacios, integrante del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá, esto ocurre porque “de Bojayá ese 2 de mayo salieron huyendo de la muerte y en Vigía encontraron la vida”.

Desde allí, diferentes changas harán una procesión fluvial por el Río Atrato. Esta pasará por comunidades como Piedra Candela, La Loma y Corazón de Jesús para culminar en el viejo Bellavista. Una vez desembarquen en el pueblo, alabaos y gualies preparados especialmente para este momento, serán interpretados en donde quedaba la antigua iglesia San Pablo Apóstol y en cercanías al antiguo centro de salud.

Además, 30 de los 101 cofres irán hasta la comunidad de Pogue, a tres horas de Bojayá y  territorio que los vio nacer. Esa noche retornarán a sus moradas y recibirán una velación de amanecida.

Entre el 12 y 16 de noviembre, los familiares de las víctimas acudirán a una explicación técnico científica que brinda Medicina Legal, la Fiscalía y la Unidad Para las Víctimas. Dicha diligencia judicial busca, de manera individual, explicar cuál fue el proceso que se desarrolló con cada uno de los cuerpos y precisar cómo se dispondrá de ellos en el espacio de mausoleo construido.

El 17 de noviembre, los 101 cofres estarán dispuestos en el Auditorio Municipal del nuevo Bellavista. Sobre la mañana, se hará una eucaristía que luego dará paso a un acto público y político. Garantías de no repetición, electricidad, respaldo a proyectos productivos y la reubicación de la comunidad de Pogue, son algunas de las demandas que tiene esta población del Medio Atrato chocoano.

Darío Acevedo, director del CNMH. – Fotografía: Nicolás Cubillos Mora para el CNMH

Sobre la tarde de ese mismo día, el Enfoque Diferencial Étnico espera poder entregar los 40 álbumes familiares en los que ha venido trabajando de manera conjunta con la comunidad y que reconstruyen la historia de vida de las víctimas mortales.

Cabe destacar que el acompañamiento del CNMH a la comunidad de Bojayá se ha dado bajo el principio del reconocimiento al derecho a la verdad y la memoria histórica garantizado mediante: el desarrollo de procesos de fortalecimiento, construcción, adecuación, mantenimiento, preservación y transmisión de las memorias de la subregión del Medio Atrato.

Finalmente, en la noche del 17 de noviembre iniciará una larga velación que se extenderá hasta la mañana del 18 de noviembre, día en el que, tras la realización de una misa ecuménica, se hará la disposición final de los cuerpos de Bojayá.

Estas acciones esperan convertirse en el ciclo que les permitirá empezar a sanar unas heridas que la comunidad bojayaseña ha tenido abiertas durante años. Con la entrega y disposición final se produce una individualización y ubicación pertinente de los cuerpos, se contará con una identificación plena de ellos y existirán mayores certezas sobre sus desaparecidos.

 

Publicado en Noticias CNMH



Bellavista, Bojayá, Chocó, Exhumación, Masacre, Memoria

Ir al contenido