Autor: CNMH

¡Lista la Biblioteca Musical para la Paz!

¡Lista la Biblioteca Musical para la Paz!

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

28 de septiembre de 2021


¡Lista la Biblioteca Musical para la Paz!

  • En el marco de la Convocatoria 872 de Minciencia, en convenio con el CNMH, se lanzó la Biblioteca Musical para la Paz, portal que recopila obras musicales de los actores del conflicto y de la paz como aporte a la reconstrucción de memoria y la reconciliación.
  • Este portal, con 3.260 canciones, fue proyectado por investigadores de la Universidad del Rosario, Universidad Nacional, el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín con apoyo del Instituto Colombo-Alemán para la Paz.

“Colombia: todavía es posible que sus hijos tolerantes puedan vivir libres y en paz bajo una misma bandera… Soy consciente de mis actos reprochables, soy culpable junto a mis otros compañeros y pedir perdón es el camino correcto”.

Canción ‘Perdón’, de Omar Sepúlveda, excombatiente Auc.

Ya se conoció el primero de los 364 productos que se materializarán en el marco de la Convocatoria 872 Hacia una mayor comprensión del conflicto armado, las víctimas y la historia reciente del conflicto armado Colombia, convenio entre el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación y el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

La Biblioteca Musical para la Paz es un portal que recopila obras musicales de los actores del conflicto y de la paz como aporte a la reconstrucción de memoria y a la reconciliación, y hoy es una realidad gracias a que este proyecto fue seleccionado entre los 21 que contarían con respaldo económico del CNMH para convertirse en productos que contribuyan al conocimiento sobre el conflicto armado, la memoria de las víctimas, la paz y la reconciliación.

Para Darío Acevedo, director del CNMH, esta plataforma online y de acceso gratuito es importante porque evidencia que la música y los lenguajes expresivos deben tener cabida para conocer realmente el conflicto armado, y porque en ella hay obras de sectores de la sociedad civil, de la fuerza pública y de excombatientes de diferentes actores armados.

“Los colombianos nos tenemos que acostumbrar a mirar esas facetas que desconocemos del conflicto armado y de la memoria de las víctimas. Ahora vamos a saber muchas cosas de este país mediante alabaos, gaitas y arpas”, señaló Acevedo durante el evento de lanzamiento de la Biblioteca.

Así mismo, Rafael Quishpe, docente universitario, investigador y director de este proyecto, manifestó que la idea surgió luego de reconocer que muchos colombianos eran conscientes de la riqueza cultural y sonora de nuestros territorios, pero que pocas veces se hacía la reflexión por las canciones que los actores del conflicto armado y de la paz han compuesto, y por si existía o no una plataforma que las compilara, las analizara e hiciera visibles.

“Queríamos ser guardianes de los sonidos que se crearon en la guerra. Queríamos garantizar que ningún actor quedara excluido de este proceso o que quedara subrepresentado en el compilado final de canciones”, agregó Quishpe.

El proyecto es poderoso por donde se le mire. Ejemplo de ello son Gomer Ceballos y Omar Sepúlveda, un firmante del Acuerdo de Paz y un excombatiente de las Auc, respectivamente. Los dos, representantes de actores armados antagonistas por naturaleza, se conocieron y decidieron grabar juntos la canción Perdón.

“En un tiempo fuimos como el agua y el aceite, pero gracias a la música, a la voluntad que tenemos de darle un buen ejemplo a las nuevas generaciones, decidimos hacer un aporte a la paz desde lo cultural”, mencionó Gomer.

También hacen parte de la biblioteca quienes han pertenecido a la fuerza pública. Ese es el caso del teniente retirado del Ejército y docente universitario Christian Ríos, quien compuso la canción Balas de perdón, una de las canciones con las que su banda, 72 horas, busca aportar a la construcción de la memoria histórica y la reconciliación.

Para él, el proyecto facilita el perdón, mas no el olvido, como elemento clave para la no repetición, pero sobre todo la “humanización del otro”. “Sobre nosotros los militares hay cierto hermetismo, entonces estas canciones nos han generado esos espacios como para cambiar eso, para cambiar la forma en la que nos miran.  Nosotros hemos caminado a pie este país, conocemos de primera mano sus problemáticas, hemos tenido compañeros muertos, otros privados de la libertad y somos seres humanos con familias también”, recalcó Ríos.

El sitio web, que ya está disponible para consulta de todos (www.bibliotecamusicalpaz.com), se divide en cuatro secciones que incluyen clips en los que los compositores cuentan sus historias, las de las canciones que interpretan, varios pódcast sobre músicos de las diferentes regiones del país y las letras que narran el dolor, pero también la manera en que las comunidades que han vivido el conflicto y se han recuperado de manera ejemplar.

Además, quienes deseen podrán ingresar a la biblioteca para subir letras o canciones sobre el conflicto y la paz, sin que ello esto implique ceder derechos patrimoniales o morales de su obra.

Los invitamos entonces a consultar la Biblioteca Musical para la Paz y así conocer un proyecto de cultura de paz que reconoce la diferencia y la dignidad de las personas como granito de arena para la reconciliación.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Arquitectos diseñadores del Museo de Memoria hablaron del edificio en la Fiesta del libro

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

26 de septiembre de 2021


Arquitectos diseñadores del Museo de Memoria hablaron del edificio en la Fiesta del libro

  • Felipe González-Pacheco, María Hurtado de Mendoza y César Jiménez de Tejada (arquitectos ganadores del Concurso Público Internacional de Arquitectura para escoger el diseño del Museo), y  Laura Montoya, directora técnica del Museo de Memoria, expusieron detalles del edificio. 
  • Así será el Museo de Memoria de Colombia, fue el conversatorio realizado en el marco de la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que celebra su 15ª edición. 

Este viernes 24 de septiembre a las 10 de la mañana se llevó a cabo el conversatorio “Así será el Museo de Memoria de Colombia”, en el marco de la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que celebra su 15ª edición. En el salón Linneo del Jardín Botánico se encontraron física y virtualmente los arquitectos Felipe González-Pacheco, María Hurtado de Mendoza y César Jiménez de Tejada (ganadores del Concurso Público Internacional de Arquitectura para escoger el diseño del Museo) y Laura Montoya (directora técnica del Museo de Memoria de Colombia).

Actualmente, el edificio del Museo se encuentra en construcción y se espera su apertura para mediados del 2022 en Bogotá. Ocupará 14.000 m2, tendrá 6 salas de exhibición de escala monumental y la posibilidad de albergar a 3.389 visitantes, entre otros elementos que pueden conocerse en la página web del Museo

Los arquitectos conversaron sobre cómo llegaron a presentar juntos este proyecto después de haberse encontrado en un taller de arquitectura de verano en Cartagena de Indias. Luego abordaron la relación de este espacio con la memoria, aspectos del diseño arquitectónico, referentes que los inspiraron, vínculos de la edificación con el paisaje y la luz de Bogotá, la experiencia del visitante y los lugares que más anhelan visitar cuando el Museo abra sus puertas. “La memoria se construirá a partir del momento en que el edificio y la comunidad se junten”, destacó Felipe González-Pacheco.

María Hurtado de Mendoza destacó la primera experiencia que propone el Museo: un espacio público y abierto, un lugar de encuentro que permite transitar por todo el espacio, incluso sin ingresar al edificio. Y, al referirse a los picos del techo, expresó: “Queremos que el Jardín de la nostalgia se convierta en un gran memorial para las víctimas”.

“El edificio es un recorrido entre el suelo y el cielo de Colombia […] En Colombia somos la suma de diferentes culturas, que conformamos una totalidad, aquí está la concepción original del edificio”, Felipe González-Pacheco.

Laura Montoya, quien asumió la dirección del Museo en junio de este año, se refirió a la relación entre el espacio y la construcción de memoria en Colombia: “Es imposible que una sola aproximación nos diga la verdad sobre este conflicto. Esto se refleja en estos espacios, esa pluralidad de memorias […] Seis salas para contener lo que representa Colombia, todas sus regiones, las memorias de las víctimas y la sociedad que acompaña este proceso de sanación y recuperación”. 

Para finalizar, Montoya destacó el papel que juega la experiencia del Centro Nacional de Memoria Histórica en este proceso y habló sobre el presente del Museo: sus tres dimensiones —física, social y digital—, la estrategia de participación y diálogo social a través de mesas de diálogo en los territorios, el proceso de reglamentación legal y de creación como entidad y el Archivo de derechos humanos. También se refirió a la política de colecciones, los temas curatoriales, las experiencias de los visitantes y otros asuntos que ocuparán el futuro del Museo. 


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Fotografía stand Feria del libro Medellín

Muralismo, el lenguaje que se afianza en Antioquia para contar el conflicto armado

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

25 de septiembre de 2021


Muralismo, el lenguaje que se afianza en Antioquia para contar el conflicto armado

  • En la segunda jornada de la Fiesta del Libro y la Cultura, continúa la agenda académica en el stand del Centro Nacional de Memoria Histórica.

El muralismo y su potencia gráfica a cielo abierto se extiende en Antioquia de la mano de las comunidades de víctimas que se han organizado a lo largo del Departamento. A través de iniciativas de memoria y procesos acompañados por el Centro Nacional de Memoria Histórica, poblaciones como las de Copacabana, San Francisco y El Carmen de Viboral están plasmando en sus calles las realidades que han vivido en el conflicto armado, pero también sus percepciones sobre la resistencia, su mirada esperanzadora y sus deseos para el futuro.

Esta fue la temática que abrió el sábado 24 de septiembre la programación del Centro Nacional de Memoria Histórica en la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín. Julián Vasseur, enlace de la Mesa de Víctimas de El Carmen de Viboral; Diana Torres, integrante del colectivo artístico Lateralus, y Claudia Restrepo, miembro del equipo de Iniciativas de Memoria Histórica del CNMH, conversaron durante dos horas sobre los procesos que han involucrado al muralismo como lenguaje expresivo en estos territorios.

La charla ahondó en detalles sobre cómo hacer de estas ideas que nacen de las víctimas, ya sea a nivel individual o colectivo, se conviertan en iniciativas de memoria a través de entidades como el CNMH; el quehacer detrás de estos procesos de construcción de memoria, el acompañamiento psicosocial (imprescindible en estos), la creación artística y los eventos de cierre o lanzamiento, que permiten mostrarle s la comunidad del territorio el trabajo realizado. También se tocaron las dificultades que pueden derivarse, pero esencialmente cómo las comunidades pueden sentirse escuchadas, representadas y reparadas a través del muralismo.

La conversación, que se transmitió en vivo a través del Facebook Live del CNMH, contó con la participación activa de los asistentes en el stand del Jardín Botánico de Medellín y de usuarios que se conectaron virtualmente, y que pudieron hacerle preguntas a los panelistas.

La comunidad de Copabacana lanzó públicamente su mural el pasado mes de agosto. Se espera que en San Francisco y El Carmen de Viboral sus habitantes puedan mostrar su creación al público a finales del mes de octubre.

Si te perdiste esta charla, puedes revivirla en https://cutt.ly/0Envo4s


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Con vocación para la memoria

Con vocación para la memoria

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

21 de septiembre de 2021


Con vocación para la memoria

  • En el marco de Día Internacional del Detenido Desaparecido se realizó el lanzamiento de una galería fotográfica con los rostros de las víctimas que el desplazamiento y la desaparición forzada han dejado en ese municipio.

El pasado 31 de agosto los miembros de la Mesa Municipal de Víctimas y la Asociación de Víctimas de Chigorodó (Asovichi) realizaron el lanzamiento de una galería fotográfica con los rostros de 17 víctimas de desaparición forzada, desplazamiento y otros hechos victimizantes como la Masacre de El Aracatazo, ocurrida en agosto de 1995.

Esta acción de memoria es fruto de un año y medio de trabajo entre el CNMH y los participantes, quienes se vincularon a un proceso de fortalecimiento en construcción de memoria, con el acompañamiento permanente de la personería municipal, en cabeza de James Palacios, así como de la Alcaldía Municipal de Chigorodó, con el enlace de víctimas, Yidinton Córdoba.

Este proceso de fortalecimiento inició con la comprensión de los conceptos clave sobre construcción de memoria histórica, las medidas de satisfacción y la dimensión simbólica de la reparación, hasta llegar a estrategias de cara a la participación efectiva de las víctimas y la articulación interinstitucional y comunitaria para construir memoria desde los territorios e identificar las fases de formulación de este tipo de proyectos.

Para Carolina Matus, profesional que acompañó el proceso desde la Estrategia Nación-Territorio del CNMH, “Chigorodó es un municipio con una vocación de participación muy alta por parte de las víctimas, por eso el año pasado el CNMH, a solicitud de estos maravillosos ejercicios de liderazgo y la gestión de las víctimas, priorizó nuevamente este municipio en el marco del pilar 8 de los PDET”, aseguró.

Y es que para esta comunidad, el lanzamiento de la galería es el primer paso de lo que proyectan sea un lugar de memoria que recoja los rostros y las historias de dolor que ha dejado el conflicto en esta zona del país. “Queremos que esta galería sea un referente para los demás municipios y que otras víctimas puedan traer los rostros de sus familiares aquí. Queremos que la gente de la zona de Urabá se apropie de este proceso”, asegura María Aidé Cortés Tobar, lideresa de la mesa de participación en cabeza de este proceso desde 2020 y que hace parte de Asovichi. 

Para Fernando Hinestrosa, coordinador de la Mesa Municipal de Participación de Víctimas, “este lugar debe convertirse en un espacio donde confluyan la institucionalidad y la sociedad civil en torno a la memoria y la búsqueda de los desaparecidos. Un espacio en el cual la sociedad reflexione en torno a esta violencia que ha azotado a Colombia”.

Una violencia que, de acuerdo con cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto, ha dejado en Chigorodó a 452 personas desaparecidas a manos de diferentes actores, dentro de los que se encuentran los paramilitares y las guerrillas.

Con cifras de estas proporciones, una galería de la memoria adquiere relevancia única como espacio de encuentro, de reconocimiento y de memoria, como lo asegura María Aidé Tobar: “Yo pienso llevar a mis nietos para que conozcan la historia de su abuelito. Verlo ahí es ponerlo presente y rendirle un homenaje”.

Este ejercicio de implementación de la acción de memoria es el cierre de este proceso de acompañamiento por parte del CNMH, pero el inicio de una serie de ejercicios de socialización liderados por la organización de víctimas Asovichi, la personería municipal y la oficina de víctimas de la Alcaldía Municipal de Chigorodó.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Arrasamiento y control paramilitar en el sur de Bolívar y Santander. Tomo II

Libro

Arrasamiento y control paramilitar en el sur de Bolívar y Santander. Tomo II.
Bloque Central Bolivar: violencia pública y resistencias no violentas

En 1997, mientras se consolidaba la confederación de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), los hermanos Castaño, junto a sus más importantes lugartenientes, iniciaron un avance armado sobre territorios de anclaje insurgente como la serranía de San Lucas y la cuenca media del río Magdalena. La penetración paramilitar que se llevó a cabo por medio del arrasamiento y el terror se extendió hasta el año 1998, cuando alrededor de 500 paramilitares lograron establecerse en el corazón del sur de Bolívar. La barbarie paramilitar con sus variaciones organizacionales y contextuales implicó distintos repertorios de violencia; afectaciones territoriales y comunitarias; la captura de rentas ilegales y legales que fueron puestas al servicio de la guerra y el enriquecimiento personal de los comandantes; el control de los cuerpos, las relaciones y la cotidianidad; y la reconfiguración del Estado desde lo local, lo regional y lo nacional.

El Centro Nacional de Memoria Histórica a través de su Dirección de Acuerdos de la Verdad presenta la colección de informes sobre el Bloque Central Bolívar (BCB). En principio, se presentan dos tomos que corresponden a la génesis y expansión de lo que fue la facción denominada Bloque Central Bolívar – Sur de Bolívar (BCB-SB) que operó en esa región y en Santander, así como en zonas limítrofes de este departamento con Norte de Santander y Boyacá. Esta colección hace parte de la serie de informes derivados de la aplicación del Mecanismo No Judicial de Contribución a la Verdad (MNJCV).

El tomo II presenta el entramado de relaciones sociales, económicas y políticas; la connivencia y colaboración prestada por integrantes de la fuerza pública; la financiación; el panorama general de las afectaciones a la comunidad; la negociación para la desmovilización y las irregularidades de ese proceso; y algunos casos de resistencia no violenta surgidos en el territorio.


Descargue aquí

Arrasamiento y control paramilitar en el sur de Bolívar y Santander. Tomo I

Libro

Arrasamiento y control paramilitar en el sur de Bolívar
y Santander. 
Bloque Central Bolivar: Origen y consolidación


En 1997, en medio de la histórica confederación de las AUC, los hermanos Castaño junto a sus más importantes lugartenientes iniciaron un avance armado sobre territorios de anclaje subversivo como la serranía de San Lucas y la cuenca media del río Magdalena. La penetración paramilitar que se llevó a cabo a través del arrasamiento y el terror se extendió hasta el año 1998, cuando alrededor de 500 paramilitares lograron establecerse en el corazón del sur de Bolívar. Desde allí dicha estructura, denominada formalmente Bloque Central Bolívar en el año 2000, logró cooptar los distintos grupos independientes que operaban en Santander e incluso valerse de exguerrilleros para entrar a disputar el control de Barrancabermeja donde implementaron una violencia selectiva de alta intensidad y persecución a distintos sectores poblacionales. La barbarie paramilitar con sus variaciones organizacionales y contextuales no cesó sino hasta su desmovilización en enero de 2006.

El Centro Nacional de Memoria Histórica a través de su Dirección de Acuerdos de la Verdad presenta la colección de informes sobre el BCB (Bloque Central Bolívar). En principio son dos los tomos que se presentan y corresponden a la génesis y expansión de lo que fue la facción denominada BCB-SB (Bloque Central Bolívar – Sur de Bolívar) que operó en esa región, en Santander, y en zonas limítrofes de este departamento con Norte de Santander y Boyacá. Esta colección hace parte de la serie de informes derivados de la aplicación del MNJCV (Mecanismo No Judicial de Contribución a la Verdad).

Estos dos tomos además de abordar la trayectoria orgánica del BCB-SB y sus repertorios de violencia, presentan el entramado de relaciones sociales, económicas y políticas; la connivencia y colaboración prestada por integrantes de la fuerza pública; la financiación; el panorama general de las afectaciones a la comunidad; y los procesos de resistencia no violenta surgidos en el territorio.


Descargue aquí

Yolanda Cerón

Con una biografía ilustrada, el Centro Nacional de Memoria Histórica conmemora los 20 años del asesinato de la hermana Yolanda Cerón

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

19 de septiembre de 2021


Con una biografía ilustrada, el Centro Nacional de Memoria Histórica conmemora los 20 años del asesinato de la hermana Yolanda Cerón

  • Este domingo 19 de septiembre se cumplen 20 años del asesinato, a manos de paramilitares pertenecientes al Bloque Libertadores del Sur, de la emblemática religiosa que dedicó su vida a ayudar a las comunidades negras del Pacífico colombiano.
  • La Estrategia de Reparaciones del Centro Nacional de Memoria Histórica, de acuerdo a una orden judicial en contra de los autores del crimen, lideró la publicación de una biografía de la religiosa que se lanza en esta fecha conmemorativa, que lleva el nombre ‘Yolanda Cerón: la hermana del Pacífico. Una biografía ilustrada’.

Bogotá, 18 de septiembre de 2021. Yolanda Cerón nació un 15 de septiembre de 1958 en Berruecos, Nariño. Fue a través de los viajes por las veredas de ese Pacífico nariñense en el que creció, al inicio de los años 90, que se hizo consciente de la importancia de conocer y reconocer los derechos de las comunidades negras de esa región. Después de muchos viajes, reuniones y horas de compartir con la comunidad, el 27 de agosto de 1993 se aprobó la Ley 70 de 1993 que “reconoce la propiedad colectiva de la tierra de las comunidades afrocolombianas que históricamente han habitado en un territorio”, en la cual la religiosa tuvo directa incidencia.

Producto de estas acciones a favor de la comunidad, la hermana Yolanda Cerón comenzó a recibir amenazas contra su vida que provenían de diferentes grupos armados. Sin descanso, la hermana Yolanda siguió trabajando por los demás y por mejorar sus condiciones de vida, hasta que el 19 de septiembre del 2001, a eso de las 12 del mediodía, paramilitares pertenecientes al Bloque Libertadores del Sur acabaron con su vida frente a la iglesia de La Merced, en Tumaco, Nariño y callaron su voz para siempre.

El reconocimiento de la propiedad colectiva de la tierra, entre otras muchas causas, hicieron que la hermana Yolanda dejara un gran legado en toda la región y que su nombre fuera recordado por siempre, siendo reconocida además como ‘La hermana del Pacífico’. Este, precisamente, es el nombre que lleva la biografía ilustrada que adelantó la Estrategia de Reparaciones del Centro Nacional de Memoria Histórica, de acuerdo a la sentencia judicial del 29 de septiembre de 2014 contra Guillermo Pérez Alzate y otros desmovilizados del Bloque Libertadores del Sur, responsables del asesinato de la hermana Yolanda. La sentencia ordenó al CNMH la reconstrucción de una historia de vida emblemática de la religiosa. La publicación puede descargarse gratuitamente aquí.

Para Jenny Lopera, Directora Técnica para la Construcción de la Memoria Histórica del CNMH, esta es una nueva oportunidad para que el país recuerde nombres importantes y esenciales en la lucha por los derechos de las minorías, especialmente en una región como la del Pacífico colombiano, que continúa siendo golpeada por las violaciones a los Derechos Humanos. “Esta biografía ilustrada es la mejor manera de mantener viva la memoria y el legado de Yolanda Cerón, sus resistencias, su trabajo, que sin duda hace parte la construcción de paz de Colombia, que tanto lo necesita”, destacó.

El CNMH ha programado dos encuentros de socialización de la biografía de Yolanda en el departamento de Nariño. El 21 de septiembre a las 5 p. m. en el Club del Comercio de la ciudad de Pasto y el 22 de septiembre a las 3:30 p. m. en la Biblioteca Mariscal Sucre del municipio de Arboleda (Berruecos). La entrada a los encuentros es libre con aforo limitado por protocolos de bioseguridad.

Fecha: 21 de septiembre de 2021
Hora: 5:00 p.m.
Lugar: Club del Comercio
Dirección: Cr 44 # 20 – 105. Pasto (Nariño).
Entrada libre. Aforo limitado por bioseguridad.

Fecha: 22 de septiembre de 2021
Hora: 3:30 p.m.
Lugar: Biblioteca pública Mariscal Sucre. Arboleda (Nariño).
Entrada libre. Aforo limitado por bioseguridad.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Yolanda Cerón: la hermana del Pacífico. Una biografía ilustrada

Libro

Yolanda Cerón: la hermana del Pacífico. Una biografía ilustrada


A las 12:15 de la tarde del 19 de septiembre de 2001, la hermana Yolanda Cerón fue asesinada al frente de la Iglesia de La Merced, en Tumaco. Muchas personas que trabajaban con ella sabían que esto podría suceder. Incluso ella misma lo sabía. Su tenacidad e incansable lucha para lograr la titulación colectiva de tierras a favor de las comunidades negras del Pacífico nariñense, así como sus insistentes denuncias por las violaciones a los derechos humanos que se cometían en Tumaco, incomodaron a los sectores políticos, económicos y militares más extremistas y radicales de la región.

Seis años después del asesinato –luego de postularse a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz– Guillermo Pérez Alzate, quien era el comandante paramilitar del Bloque Libertadores del Sur de las AUC, confesó haber ordenado la muerte de la hermana Yolanda. En el momento de la confesión, Pérez Alzate dijo que había dado esa orden porque ella, supuestamente, era colaboradora de la guerrilla del ELN. Un señalamiento absurdo y mentiroso.

Justamente, para honrar el buen nombre, la memoria y el legado de la religiosa nariñense, la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá ordenó al Centro Nacional de Memoria Histórica escribir y publicar su biografía. La historia de vida de una mujer que, aún veinte años después de su muerte, continúa siendo fuente de inspiración para su familia y para millones de negros y negras en Colombia. La biografía de Yolanda Cerón: la hermana del Pacífico.


Descargue aquí

‘Radiolecturas para la Paz’: la otra cara del Valle de Guamuez

‘Radiolecturas para la Paz’: la otra cara del Valle de Guamuez

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

17 de septiembre de 2021


‘Radiolecturas para la Paz’: la otra cara del Valle de Guamuez

 

  • Esta iniciativa, apoyada por el Centro Nacional de Memoria Histórica, busca formar promotores de lectura en veredas distantes y barrios periféricos del Valle del Guamuez, en el departamento de Putumayo.
  • En ‘Radiolecturas para la paz’ confluyen el Grupo Amigos de la Biblioteca Luis Carlos Galán, el colectivo social Bibliotecas a la Calle y la Universidad del Quindío junto a líderes, residentes de las veredas El Rosal, El Tigre y El Placer.  

 

En el Valle del Guamuez, Putumayo, se está desarrollando una serie radial sobre la memoria histórica del municipio, que busca contribuir al fortalecimiento del tejido social y hará énfasis en la resiliencia. La iniciativa de memoria histórica Radiolecturas para la Paz: la otra cara del Valle de Guamuez, territorio de paz le da continuidad al proyecto Letras Libres. Libros en tu barrio y en tu vereda, creado e implementado por el Grupo Amigos de la Biblioteca Luis Carlos Galán en 2013. 

Esta iniciativa de memoria histórica tiene como propósito capacitar como promotores de lectura a personas de veredas distantes y de barrios periféricos del municipio Valle del Guamuez y fortalecer sus habilidades en la edición y producción de contenidos radiales. La mayoría de estas personas pertenecen al Grupo Amigos de la Biblioteca Pública Luis Carlos Galán, ubicada en La Hormiga (cabecera municipal), pero el proceso también cuenta con líderes e integrantes de organizaciones sociales del Valle del Guamuez residentes de las veredas El Rosal, El Tigre y El Placer. 

En ese trasegar, y con el interés puesto en que los promotores de lectura también aborden el tema del conflicto armado y reflexionen desde la literatura sobre las maneras como las personas y las colectividades lo han afrontado en su cotidianidad, fue que esta iniciativa solicitó el acompañamiento del Equipo de Apoyo a Iniciativas de Memoria Histórica del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). La biblioteca resultó seleccionada.

Desde el mes de julio, luego de trazar un plan de trabajo en conjunto, identificar necesidades y  definir el lenguaje expresivo con el que se quería desarrollar un producto de memoria, se han generado espacios para el fortalecimiento de habilidades en promoción de la lectura, la escritura y la oralidad, así como aprendizajes en edición de productos sonoros. 

Estos espacios de formación estuvieron acompañados tanto por el equipo de apoyo a IMH como por aliados identificados en el camino, como el colectivo social Bibliotecas a la Calle y la Universidad del Quindío. 

“Ellos ya tenían un vasto recorrido en la producción radial gracias a su experiencia en el programa El Hormiguero. Sin embargo, deseaban fortalecer esas capacidades y diseñar estrategias de promoción de la lectura, la escritura y la oralidad; por eso definimos rápidamente las temáticas que se debían abordar en los talleres formativos. Hubo una guianza para la elaboración del producto final, pero ellos fueron quienes recolectaron la información y editaron su producto”, recuerda David Ávila, responsable de la iniciativa desde el Equipo de Apoyo a Iniciativas de Memoria Histórica del CNMH.

La serie estará compuesta por cuatro pódcasts en los que se expondrán las diferentes apuestas comunitarias para la construcción de paz adelantadas en diferentes territorios del Valle del Guamuez. De esta forma buscan visibilizar los relatos, saberes y experiencias de la comunidad.

Para Doris Mosquera, una de las líderes de la IMH, el hilo conductor del pódcast recorre los espacios y lugares en donde residen las personas que los realizaron. “Es una memoria narrada no solamente desde el punto de vista de lo trágico de los hechos, sino también una memoria reparadora, de esa memoria que promueve y de esa memoria que motiva”, agrega.

El primer pódcast se centra en El Tigre, lugar que da entrada al municipio del Valle del Guamuez. Los relatos de resistencia y de jóvenes que han desplegado otras iniciativas para conocer la historia y, con ello, darle un nuevo sentido a quienes se quedaron en el territorio para construir paz, son protagonistas en él. 

En el segundo pódcast, el foco es la vereda El Rosal, donde se ubica la Biblioteca Itinerante, y en el que diferentes mujeres han señalado la importancia de las plantas para mantener la salud de las personas de la comunidad y para conectarse con los saberes ancestrales.

La tercera pieza sonora transcurre en la Inspección de Policía de El Placer. Allí está ubicado el Museo de la Memoria Tras las Huellas del Placer, y en él hay un grupo de personas que desean que se conozcan los estragos del conflicto en ese lugar, pero también la alegría y el entusiasmo de sus habitantes.

Finalmente, la serie concluye en la Biblioteca Pública Luis Carlos Galán, espacio donde se gesta esta iniciativa y donde nacen varios procesos culturales y ciudadanos desde la promoción de la lectura y la escritura.

 

Avanzar en medio del covid-19

Si bien la pandemia implicó recurrir a algunas jornadas de manera virtual y, con ello, ser “más creativos”, esto no impidió que el Equipo de IMH interactuara con la comunidad y desarrollara lazos de afecto mediante trabajo virtual y llamadas telefónicas.

“Afortunadamente contamos con computadores y con acompañantes en este proceso, con una calidad humana muy bonita; muy sensibles. Entonces eso facilitó un poco el proceso. Fue una experiencia bonita, enriquecedora en todos los sentidos, puesto que nos fortaleció como grupo y también a título individual. Esperamos poner en práctica lo aprendido en el ejercicio de lo que hacemos”, considera Doris Mosquera.

Para el Grupo Amigos de la Biblioteca Pública Luis Carlos Galán, la construcción de los guiones, el proceso de edición y la posterior recolección de las entrevistas se ha convertido en una oportunidad para visibilizar la voz de los campesinos y otros liderazgos de diferentes tipos. 

Como líder de la iniciativa, Doris Mosquera Pantoja describe este proceso como muy pedagógico. “Quienes hicieron los talleres desde el CNMH, así como desde el colectivo social Bibliotecas a la Calle, procuraron que los temas a tratar fueran sencillos y estuvieran, digamos, bajados al contexto de quienes estaban participando en las actividades. Esas metodologías que se utilizaron en el proceso fueron muy interesantes y se convertirán en herramientas que nos van a poder servir de aquí en adelante”, sostiene.

El lanzamiento de la iniciativa está proyectado para el mes de octubre. Para conocer un poco más sobre ella y el actor que la impulsa, los invitamos a que consulten nuestro Visor de Registro de Iniciativas y acciones de memoria, disponible en http://accioneseiniciativas.centrodememoriahistorica.gov.co/s/inicio/item-set/283


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Reparación simbólica y lugares de memoria, nueva conferencia del CNMH e Ipazud

Reparación simbólica y lugares de memoria, nueva conferencia del CNMH e Ipazud

Autor

CNMH

Foto

CNMH

Publicado

16 de septiembre de 2021


Reparación simbólica y lugares de memoria, nueva conferencia del CNMH e Ipazud

  • El Centro Nacional de Memoria Histórica y la Universidad Distrital realizarán la conferencia Reparación simbólica y lugares de memoria, el 16 de septiembre por Facebook Live.
  • Este espacio académico contará con la participación de la directora para la Construcción de Memoria Histórica del CNMH, Jenny Lopera, y la investigadora Yohanna Cuervo.

La construcción de memoria con las comunidades como estrategia de investigación social será el eje de la conferencia Reparación simbólica y lugares de memoria, espacio académico que realizarán el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y el Instituto para la Pedagogía, la Paz y el Conflicto Urbano de la Universidad Distrital (Ipazud), el jueves 16 de septiembre de 3:00 a 5:00 p.m. a través de la plataforma Facebook Live.

La directora para la Construcción de Memoria Histórica del CNMH, Jenny Lopera, y la investigadora Yohanna Cuervo, reflexionarán sobre los elementos centrales de los procesos de reparación simbólica y sobre aquellos lugares de memoria que está acompañando el Centro de Memoria Histórica en el país.

La conferencia Reparación simbólica y lugares de memoria detallará cómo las comunidades afectadas por el conflicto armado han venido generando procesos de construcción de memorias plurales que responden a las particularidades de sus territorios y a la intensidad del fenómeno del conflicto en Colombia.

Este espacio hace parte del ciclo de conferencias Investigación y abordaje de la memoria histórica del conflicto armado colombiano desde el CNMH, que realizan de manera conjunta el CNMH y el Ipazud.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


Ir al contenido