Etiqueta: el centro escucha».

«En Urabá no hay resistencia, hay berraquera»

«En Urabá no hay resistencia, hay berraquera»

Autor

CNMH

Foto

Integrante de la Corporación Camaleón de Apartadó durante la presentación de la obra de teatro Érase una vez un Pueblo Bello, en el cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

Publicado

29 noviembre 2023


«En Urabá no hay resistencia, hay berraquera»

Entre el 16 y el 18 de noviembre, alrededor de 100 personas se congregaron en Apartadó (Antioquia) para conocer y construir en conjunto la propuesta de territorialización del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) «El territorio habla, el centro escucha».

 

«Esta es una tierra donde las madres enterramos a los hijos, porque estamos maldecidos», dijo una de las voces que interpretó la obra de teatro Érase una vez un Pueblo Bello. La pieza cuenta la historia de un corregimiento de Turbo (Antioquia) que afrontó uno de los episodios más violentos del conflicto armado tras vivir una incursión guerrillera y luego una paramilitar. De acuerdo con María Victoria Suaza, directora de la Corporación Camaleón de Apartadó (Antioquia), la obra narra el momento en que Los Castaño llegaron al territorio y amenazaron a la comunidad: «Pidieron 42 cabezas de ganado y, si no aparecían, entonces se llevarían, por cada res, la cabeza de un hombre».

 

Conoce las cinco reflexiones sobre la estrategia de territorialización del Centro Nacional de Memoria Histórica 

 

A pesar de que eran 42 cabezas de ganado, la historia se refiere a 43 asesinatos cometidos por los paramilitares en la zona. Según Suaza, la última víctima es un mito: distintos relatos —recopilados por la corporación— detallan que el último homicidio correspondió al de un señor que le extendió la mano a un camión… nunca más se volvió a saber de él. «Cuando se subió, uno de los paramilitares dijo: ‘Entonces serán 43’», puntualizó María Victoria.

El 17 de noviembre, el grupo teatral representó la masacre ocurrida entre el 13 y el 14 enero de 1990 y las lágrimas de los espectadores corrieron por sus rostros. Para la directora, ese es el poder del arte: «Mirar de frente el pasado para encontrar herramientas para el presente y no perder la esperanza de futuro». Así, la subregión de Urabá ha encontrado la manera de afrontar y renacer en medio del dolor. «Este territorio no es solo banano y masacres, Urabá es resistencia y mucha fuerza». 

 

 

La obra de teatro se presentó durante el cuarto encuentro subregional del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), realizado entre el 16 y 18 de noviembre en Apartadó. En esas fechas, el municipio les dio la bienvenida a casi cien personas víctimas del conflicto armado para presentar y construir en conjunto la propuesta de territorialización «El territorio habla, el centro escucha». El encuentro reunió tres departamentos: Antioquia, Chocó y Córdoba. «Pudieron escuchar tres departamentos de Colombia que han sido golpeados por la violencia —manifestó Birleyda Ballesteros, integrante de la Mesa de Víctimas de Apartadó—. Yo lo llamo las tres Urabá».

Hablar y ser escuchado

  • Imagen de las casi cien personas que asistieron al cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

  • Imagen de las casi cien personas que asistieron al cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

  • Imagen de las casi cien personas que asistieron al cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

  • Imagen de las casi cien personas que asistieron al cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

  • Imagen de las casi cien personas que asistieron al cuarto encuentro subregional de la estrategia de territorialización del CNMH.

 

Las muestras artísticas, los liderazgos desde las mesas municipales de víctimas y la lucha por espacios de memoria han sido algunas de las formas de afrontar el conflicto armado en la subregión. Bien lo dijo Ariel Moreno Rovira, invitado del encuentro: «Aquí no hay resistencia, hay berraquera con lo que hicieron con este territorio».

Los profesionales del CNMH reconocieron la necesidad de escuchar las iniciativas de memoria y resistencia que se han adelantado en Urabá. Según Óscar Cárdenas, coordinador del equipo regional pionero, el propósito del encuentro no solo fue tejer lazos entre esas fronteras que tienen dinámicas similares, sino también «pensar unos planes territoriales de memoria para entender cuáles son las acciones que se han realizado en el territorio».

 

El CNMH presenta la estrategia de territorialización en el rincón de la memoria de Yarumal 

 

Durante las mesas de trabajo se efectuó un ejercicio de cartografía social en el que salieron a la luz algunas de las necesidades de las comunidades: presencia estatal en las comunidades, garantía de los derechos de los líderes sociales y capacitación de los habitantes. «Queremos que esto no sea cosa de un día, sino que haya unas bases consolidadas en los territorios», señaló uno de los invitados. Ese deseo corresponde a un compromiso del CNMH de regresar al territorio. «La apuesta es esa: que sean las víctimas las voces que trabajen de la mano del Estado», destacó Karen Valencia, integrante del equipo regional pionero.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Centro Nacional de Memoria Histórica (@centromemoriah)

 

La llegada del CNMH al territorio ha empezado a cambiar la perspectiva de las víctimas. Así lo confirmó María Victoria Suaza, al afirmar que ver a los profesionales de la entidad le trajo mucha esperanza: «Hay que empezar a tejer tantos hilos sueltos que tenemos en este país. Uno a veces se imagina el Centro Nacional de Memoria Histórica como una estatua, pero aquí podemos sentirlo y percibirlo», precisó.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


«el territorio habla, Apartadó, CNMH, el centro escucha»., Equipo regional pionero, Estrategia de Territorialización, Resistencia, Urabá

HABLEMOS DE ARCHIVOS DEL EXILIO:

«Hablemos de archivos del exilio»: una ruta de despliegue territorial en el exterior

«Hablemos de archivos del exilio»: una ruta de despliegue territorial en el exterior

Autor

CNMH

Foto

El conversatorio «Hablemos de archivos del exilio» fue organizado por la Dirección de Archivo de los Derechos Humanos (DADH) del CNMH y el Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional (HEGOA).

Publicado

13 junio 2023


«Hablemos de archivos del exilio»: una ruta de despliegue territorial en el exterior

  • El 8 de junio, se presentó la estrategia de territorialización del CNMH y se habló sobre las acciones de la entidad frente a la localización de los archivos del exilio. La entidad busca reconocer esta práctica como otra modalidad de violencia en el conflicto armado colombiano.

«El territorio habla, el centro escucha»: esa es la premisa central de la estrategia de territorialización del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). De acuerdo con Alberto Santos, asesor de la Dirección General, esta es una apuesta de la administración liderada por María Gaitán Valencia, quien «ha sido muy enfática en que el CNMH debe volver a mirar al territorio».

Ese juego de palabras comprende la esencia de lo que quiere hacer el CNMH. «Desde el territorio hay voces que nos expresan necesidades, pero también nos enseñan, porque son expertos y expertas en la construcción de la memoria histórica», explicó Santos el 8 de junio durante el conversatorio Hablemos de archivos del exilio.

El encuentro, que se realizó de manera virtual, planteó cuál sería la ruta para llegar a las comunidades y escucharlas. El asesor precisó que el primer paso consiste en reconocer que «la memoria histórica es realmente una propiedad de los territorios y sus comunidades». En ese sentido, las instituciones como el CNMH no son las poseedoras de ese conocimiento, «somos simplemente un medio para visibilizar, fortalecer y difundirlo en el país», agregó.

Si bien la estrategia plantea llegar a las comunidades, no solo se quedará en los límites geográficos nacionales, sino que buscará la manera de escuchar desde el exterior para hablar del exilio. Ese fue el norte del conversatorio organizado por la Dirección de Archivo de los Derechos Humanos (DADH) del CNMH y el Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional (HEGOA). 

Abecé de la estrategia de territorialización

En la imagen, Alberto Santos, asesor de la Dirección General, hablando sobre la estrategia de territorialización del CNMH.
En la imagen, Alberto Santos, asesor de la Dirección General, hablando sobre la estrategia de territorialización del CNMH.

Alberto Santos (A. S.) no solo es asesor de la Dirección General, sino que también es el líder de la estrategia «El territorio habla, el centro escucha». Durante el conversatorio, resolvió las preguntas centrales para que la iniciativa se convierta en una realidad. 

¿Cómo esperan realizar el proceso?

A.S.: Trabajando juntos. Seríamos demasiado contradictorios si avanzamos en una estrategia de territorialización que no contemple la voz de las regiones en su construcción. En ese sentido, ese territorio que habla debe definir cómo va a ser ese despliegue. Por eso, actualmente, estamos viendo cuál será el mecanismo para consultarle a las comunidades, incluyendo las del exterior, la composición de los equipos regionales y los componentes de la estrategia.

Con la información recogida durante 2023, volveremos a las comunidades con una estrategia de validación. Esto para proponer cómo será el plan y el despliegue territorial en 2024 y 2025.

¿Cómo lo van a hacer?

A.S.: Esta es una apuesta que se vincula con una reestructuración institucional. Hemos pensado en que la presencia del CNMH tiene que ser permanente en los territorios y para eso necesitamos construir equipos regionales que permitan espacios de juntanza, escucha, visibilización y apropiación de la memoria. 

También vamos a generar unas metodologías para que las comunidades puedan incidir directamente en la planificación de los procesos de memoria que se realizan en la entidad. Además, hemos planteado la creación de una Dirección de Territorio y Participación con el fin de que articule los procesos misionales del CNMH con esos saberes, conocimientos y experiencias del territorio. 

Todo esto nos permitirá sentarnos conjuntamente y definir cuáles van a ser las acciones en cada uno de los territorios. No vamos a tomar decisiones desde un escritorio en Bogotá. 

¿Dónde proponen estar?

A.S.: La idea es que podamos definir nuestra presencia con las comunidades, por lo que apenas hay una propuesta. Hemos planteado hasta ahora 11 equipos regionales, cuyo número puede ir variando.

¿Cómo van a hacer el despliegue en 2023?

A.S.: Este año vamos a estar en la fase de consulta y validación; sin embargo, habrá un momento de pilotaje. Nos iremos desplegando con un equipo regional piloto que podría ser el de noroccidente, que abarcaría los departamentos de Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda. Asimismo, vamos a tener enlaces territoriales en distintas partes del país para que nos ayuden a articular todas las acciones y procesos del CNMH con la estrategia. 

El despliegue territorial en el exterior 

Santos indicó que la situación en el exterior aún está por definir, pero que han pensado en recuperar la apuesta y el trabajo realizado por la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV). «Queremos poder integrar ese despliegue que se hizo por parte de la CEV desde esta apuesta de territorialización», precisó el asesor. 

La lupa que ha puesto el CNMH en el exilio permitirá reconocer esta práctica como una modalidad de violencia en el conflicto armado colombiano. Por ese motivo, se está planteando construir una base de datos del exilio que haga parte del Observatorio de Memoria y Conflicto (OMC), y que ayudaría a avanzar en las recomendaciones que dejó la CEV en el Informe Final. 

A pesar de que es un reto para la entidad, realmente no hay que empezar de cero para tener un acercamiento al tema. «Hubo un periodo de agenda sobre el exilio que, en su momento, lideró María José Pizarro, y ese avance nos permitió tener el micrositio Voces del exilio», manifestó Alberto Santos. Si bien el sitio web está desactualizado y abandonado, el CNMH tiene la voluntad de recuperar ese trabajo y ponerlo a disposición de la sociedad.

Los archivos del exilio

En la imagen, Gilberto Alejandro Villa, director del Archivo de los Derechos Humanos (DADH), explicando la importancia de localizar los archivos del exilio.
En la imagen, Gilberto Alejandro Villa, director del Archivo de los Derechos Humanos (DADH), explicando la importancia de localizar los archivos del exilio.

Gilberto Alejandro Villa, director del Archivo de los Derechos Humanos (DADH), expresó la pertinencia de poder localizar los archivos del exilio, entendiendo que hace parte de las funciones del CNMH. De acuerdo con la Ley 1448 de 2011, se debe «identificar, localizar, ubicar los archivos que puedan tener contenidos relativos a estas graves violaciones a los derechos humanos en el ámbito del conflicto armado y sus contextos», recordó el funcionario. 

Para el director de la DADH, es clave entender la idea de esos archivos: «son las agrupaciones documentales producidas por distintas entidades o comunidades, en cuyos contenidos hay información que nos van a permitir testimoniar o generar evidencias sobre los hechos relativos a las graves violaciones de los derechos humanos y sus contextos».

Conoce más sobre la gestión de Archivo de los Derechos Humanos

De allí que la localización de los archivos del exilio sea tan importante. «Las personas muchas veces tienen la oportunidad de llevar parte de sus documentos, sus memorias, a los países que llegaron tras salir forzosamente por las amenazas y los hostigamientos», precisó el funcionario. Esa información puede ser vital no solo para entender lo que pasó, sino también para conocer la vida después del exilio y sus maneras de resistir.

 

Por su parte, Myriam Loaiza, responsable del tema del exilio de la DADH, detalló que durante ese proceso es necesario reconocer la diversidad tanto de la población como de los archivos que encuentren. «Nos convoca a afrontar el reto de lo que significa localizar estos archivos y poder emprender acciones específicas de fortalecimiento», añadió.

Seguido a ello, comentó cuatro ejes fundamentales para lograr ese proceso: la identificación y cartografía para hacer el registro especial de archivos; conocer qué información hay y quiénes la poseen; reconocer las necesidades de las comunidades y plantear acciones específicas; y los procesos de divulgación y apropiación social. 

«Esto contribuirá a poner un granito de arena para que Colombia reconozca al exiliado como una persona que lucha para que la paz sea posible», concluyó Loaiza.


acuerdos de paz, postconflicto, inversión, internacional


«el territorio habla, archivos del exilio, despliegue territorial, el centro escucha»., Estrategia de Territorialización, Exilio, exterior

Ir al contenido